Recetas de Cocina - La Mejores RECETAS de Comida Fácil!

Receta – 7 ingredientes furtivos que se deben evitar para bajar de peso

Estás a punto de aprender a preparar la receta – 7 ingredientes furtivos que se deben evitar para bajar de peso

7 ingredientes furtivos que se deben evitar para bajar de peso

A veces, puede parecer que estás haciendo todo bien en tu plan de pérdida de peso: estás comiendo cuatro porciones de vegetales sin almidón todos los días, calmando los antojos de comida chatarra de la manera correcta y practicando tu preparación y planificación de comidas semanales. Sin embargo, ¡todavía no ves el cambio de escala! Estás comiendo alimentos que crees que son saludables pero no obtienes los resultados dietéticos que deseas. Es posible que algunos de esos alimentos “saludables” no sean tan saludables después de todo, ya sea porque estás preparando porciones más grandes de lo que crees o porque hay un componente secreto, furtivo y rico en calorías escondido en su interior. De cualquier manera, el resultado es el mismo: ¡tu pérdida de peso se ve saboteada!

¡No dejes que las comidas furtivas te engañen más! Tenga cuidado con estos siete ingredientes que podrían agregar calorías no deseadas a su día:

1. Nueces y mantequillas de nueces

2. Aguacate

Aquí hay otro alimento “saludable” que nos encanta y que puede acumularse rápidamente: una taza de aguacate tiene grasas poliinsaturadas que su cuerpo necesita, pero también contiene 384 calorías, casi el 20 por ciento de lo que muchos estadounidenses necesitan en sus dietas diarias, dice el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Si untas tanto en una rebanada de pan tostado, obtienes los nutrientes que necesitas, pero también es un refrigerio “saludable” que se convierte en una comida. Es posible hacer demasiadas cosas buenas, ¡especialmente cuando se trata de aguacate! Incluso si la fuente es un alimento integral saludable, cada caloría que consumes es una que tu cuerpo tiene que quemar o almacenar.

La solución: Utilice la herramienta definitiva de su cocina para perder peso: ¡una cuchara medidora! Una cucharada de puré de aguacate equivale a un Extra—Nutrisistema los miembros están limitados a tres Extras por día. No dejes más Extras ¡Acércate sigilosamente y sabotea tu progreso! haga clic aquí para obtener más información sobre cómo aprovechar el poder y las ventajas de los aguacates sin perder el control del tamaño de las porciones.

3. “Bombas” de café

Según Reuters.com, los estadounidenses han estado bebiendo menos refrescos durante la última década. Sin embargo, todavía consumimos casi la mitad de nuestros azúcares agregados diarios provenientes de las bebidas, dice Health.gov. Algunos dietistas culpan a nuestros dulces estimulantes matutinos: una dosis de jarabe aromatizado de una popular cadena de cafeterías puede agregar alrededor de cinco gramos de azúcar y 20 calorías a su día. Puede que no parezca mucho, pero haga esto todos los días durante todo un año y habrá agregado 7300 calorías furtivas a su ingesta anual.

La solución: Si tus bombas son imprescindibles, ¡siguelas! El uso de la aplicación NuMi puede garantizar que este ingrediente furtivo no te sorprenda. Si prefiere ahorrar esas 7300 calorías al año, intente usar stevia en polvo, una cucharadita de cacao en polvo sin azúcar para darle un toque de chocolate o un poco de canela para darle un sabor cálido. Asegúrese de revisar estos útiles consejos dietéticos de nuestros expertos en The Leaf ¡Y controla tus calorías cuando visites tu cafetería local!

4. Aderezos y aderezos para ensaladas

No hay nada más saludable que una ensalada. Tampoco hay nada más sofisticado que coronar ese plato lleno de verduras con algunos aderezos sabrosos: almendras fileteadas, arándanos secos, semillas de chía crujientes y pegotes de aderezo cremoso.

¿Qué daño pueden hacer algunos frutos secos y almendras? Ya hemos visto lo rápido que se acumulan las nueces. Sin embargo, esos arándanos secos no son solo arándanos: ¡están llenos de azúcar agregada! Un cuarto de taza de arándanos secos de una marca popular contiene casi 30 gramos de azúcar, lo que agrega aproximadamente 130 calorías a su ensalada. Las semillas de chía también se acumulan rápidamente: según el USDA, un octavo de taza agregará 90 calorías a las verduras. Los aderezos cremosos para ensaladas también pueden presentar un problema: olvídese de medir su aderezo ranch favorito y dos cucharadas adicionales cubrirán su ensalada con 120 calorías adicionales, dice el USDA.

La solución: Como ocurre con casi todos los ingredientes de esta lista, medir y controlar el tamaño de las porciones tiene un gran impacto: simplemente espolvoree una cucharada de esas semillas crujientes en lugar de verterlas de la bolsa. Pero hay más que puedes hacer: intenta cambiar el aderezo comprado en la tienda por uno de estas versiones sencillas y caseras que te encantarán. Utilice bayas frescas en lugar de secas: según el USDA, media taza de arándanos frescos tiene sólo 35 calorías, en comparación con las 260 de los secos.

5. “Néctar” y “Jarabe”

Los azúcares añadidos literalmente nos están matando: según una investigación publicada en JAMA Medicina Interna, los sujetos del estudio que consumieron entre el 17 y el 21 por ciento de las calorías provenientes del azúcar agregada experimentaron un aumento del 38 por ciento en el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca. Esto fue en comparación con los participantes que consumieron alrededor del ocho por ciento de las calorías provenientes del azúcar agregada. Y con azúcar añadido en más del 75 por ciento de los alimentos envasados, no es difícil superar esa cifra letal, dice el Revista de la Academia de Nutrición y Dietética.

En 2023, la ley exigirá que las etiquetas nutricionales incluyan “Azúcares añadidos” en su propia línea. Pero hasta entonces, estos ingredientes y sus calorías adicionales pueden colarse en nuestras dietas… porque no se llaman simplemente “azúcar” en la etiqueta. Son todas esas palabras que terminan en “osa” (glucosa, dextrosa, sacarosa), pero también ingredientes más astutos y que suenan más saludables como “néctares” y “jarabes”. Un ingrediente como el “néctar de agave” puede parecer natural y saludable, pero no se equivoque: es solo azúcar tratando de colarse en su cintura.

La solución: Dale la vuelta a tu comida. Palabras como “natural” y “saludable” en el frente de una etiqueta son términos no regulados: ¡son marketing sin sentido! Consulte la lista de ingredientes para ver si hay néctares y almíbares. Podrían estar agregando calorías furtivas a tus alimentos que no necesitas. Elige productos sin azúcar y añade tu propio dulzor con un poco de stevia o monje.

6. mayonesa

Esta receta básica de sándwich es bastante fácil de medir y seguir disfrutando en una dieta saludable. Pero al añadir mayonesa a ensaladas de pollo, patatas, huevo o atún, las cosas pueden salirse de control fácilmente. Si eres como la mayoría de las personas, te olvidas de medir y sigues agregando mayonesa hasta lograr la consistencia que deseas. Excederse con solo dos cucharadas puede agregar 180 calorías adicionales a ese tazón. ¡Pero si no agregas lo suficiente, la ensalada no quedará lo suficientemente cremosa!

La solución: Complementar con yogur griego. Una cucharadita de mayonesa equivale a un Extra en Nutrisystem. Use sus tres Extras en su receta favorita de ensalada de pollo o atún, luego complete el resto con yogur griego sin grasa y alto en proteínas. No cambiará el sabor pero agregará la proteína de relleno que tu cuerpo necesita. Además, es un PowerFuel, no un Extra, por lo que puedes mantenerte al día con tus objetivos diarios de preparación de comidas y pérdida de peso mientras disfrutas de un sándwich o una ensalada tan cremosa como quieras.

7. Queso rallado

Dado que simplemente estás espolvoreando un poco sobre un taco o un plato de ensalada, medir el queso rallado es probablemente lo último que tienes en mente: ¡finalmente es hora de comer! Pero servir en exceso esta delicia del queso es demasiado fácil y puede convertir su taco controlado por porciones en un saboteador astuto de la pérdida de peso. Una octava taza adicional de queso rallado de una marca popular (básicamente una pizca extra espesa) puede agregar más de 50 calorías a su plato si no tiene cuidado. Repita esa mano dura unas cuantas veces y las calorías furtivas realmente pueden acumularse.

La solución: Primero, comience con versiones reducidas en grasa de su queso rallado favorito; también tienen menos calorías. Luego, piense en otras formas bajas en calorías de darle a sus tacos y comidas lo que obtiene del queso: tal vez pueda lograr algo de cremosidad con una cucharada de crema agria ligera. Según el USDA, con solo 20 calorías por cucharada, es una adición milagrosa para ahorrar calorías en su próximo tazón de burrito.

Anuncio cerrado

Categorías