Cómo hacer el batido verde más saludable

¿Quieres saber cómo hacer batido verde más saludable? Ni siquiera necesita una receta, solo tome una variedad de verduras, frutas y estos complementos de superalimentos.

¿Eres un amante de los batidos verdes como yo? Quiero decir, ¿qué es no amar, verdad? Son convenientes, portátiles, fáciles de digerir y ricos en nutrientes. Un vaso de bondad verde. Que… es por eso que los hago varias veces a la semana.

Estas pequeñas bebidas saludables pueden ser un reemplazo de comidas, un refuerzo de la inmunidad o una descarga de energía, dependiendo de lo que les pongas. Y créanme cuando les digo que los ingredientes y combinaciones son infinitos.

Recuerdo cuando empecé a hacer batidos verdes hace años. Para mí, comenzó como un desayuno después del entrenamiento (ya que suelo entrenar muy temprano). Pero pronto me enamoré del hecho de que podía tirar prácticamente cualquier cosa en mi licuadora Vitamix. Hojas de ensalada sobrantes. Sí. Hierbas frescas. Sí. Verduras que normalmente no me gusta comer. Sí (porque woohoo, no lo probarás).

Además, si opta por las combinaciones y las opciones de superalimentos, puede subir de nivel su batido verde en poco tiempo. Brillante, ¿eh?

La clave aquí es no tener miedo de experimentar. Realmente no hay una forma incorrecta de hacer un batido verde (¡a menos que, por supuesto, te olvides de los verdes!).

Algunos consejos para hacer el batido verde más saludable

1. Empiece con verduras frescas y orgánicas

Probablemente estés bebiendo un batido verde para el aumento de vitaminas, minerales y nutrientes, ¿verdad? Por lo tanto, es mejor mantener las verduras lo más frescas, limpias y ricas en nutrientes posible. Visite el mercado de agricultores para comprar productos recién cosechados o compre verduras orgánicas de su supermercado. La clave aquí es mantenerse alejado de los residuos de pesticidas y las verduras marchitas, que no tendrán el impacto de nutrientes que está buscando.

Las verduras de hojas verdes oscuras que funcionan bien en batidos incluyen la col rizada, las espinacas y las acelgas. Pero también puedes cambiar eso con lechuga romana, hojas de mostaza, hojas de diente de león y apio. No querrás caer en la rutina de la comida, así que asegúrate de alternar las verduras.

2. Elija una base líquida saludable

Vas a agregar fruta entera a tu batido, por lo que es mejor evitar el jugo de frutas como base. Esto también ayudará a limitar la cantidad total de azúcar en su batido. Los buenos líquidos incluyen agua filtrada, agua de coco y leches de nueces (como mi leche de anacardo favorita). Las leches de nueces caseras son mejores que las compradas en la tienda, ya que no contienen espesantes, emulsionantes, aditivos ni otros desagradables. También son muy fáciles de hacer, ¡así que pruébalos!

3. Agregue una variedad de frutas

Si eres nuevo en el mundo de los batidos verdes, puedes comenzar con una proporción más alta de frutas para ayudar a tu paladar a acostumbrarse al sabor de las verduras. Pero con el tiempo, su objetivo debe ser reducir la cantidad de fruta y aumentar la cantidad de verduras. Una buena proporción para los novatos es 2: 1: frutas a verduras. Esto significa que por cada taza de verduras, agregue dos tazas de fruta. Pero después de unas semanas, trabaje hacia una proporción de 1: 1… y eventualmente intente duplicar la cantidad de verduras que frutas. Así es como obtendrás el batido verde más saludable posible.

Algunos greens harán que esto sea más fácil que otros. Por ejemplo, la espinaca es bastante suave, por lo que te acostumbrarás a menos fruta más rápido. La col rizada, por otro lado, es bastante fuerte y es posible que necesite más fruta para acostumbrarse al sabor.

La fruta fresca que hayas congelado siempre es ideal. Agregar hielo a su batido lo hará aguado, ¡pero la fruta congelada ayuda a mantenerlo espeso y delicioso! Así que elija una variedad de frutas (plátanos, manzanas, fresas, mangos, etc.) córtelas, congélelas en una hoja plana, colóquelas en bolsas ziploc y listo, fruta fresca congelada para su batido y ya empacada individualmente.

4. No olvide algunas grasas saludables

Veo que muchas personas olvidan este paso, ¡pero es crucial! Las grasas saludables ayudan a su cuerpo a absorber todas las bondades de las verduras, verduras y frutas. Sin grasas, es posible que absorba solo una parte de los nutrientes disponibles. ¡No se lo pierda!

Simplemente agregue un poco de grasa con aceite de coco, nueces y semillas. Las semillas de lino, chía y cáñamo son opciones perfectamente saludables. Pero si desea que su batido sea más cremoso y delicioso, agregue 1/4 de aguacate. Agregar grasas saludables asegurará la mayor absorción de vitaminas y nutrientes solubles en grasa, como el betacaroteno y el licopeno, así como las vitaminas A, D, E y K. ¡Cosas que su cuerpo necesita!

5. Aumentarlo con superalimentos y mezclas.

Basado en los primeros cuatro pasos, tienes un batido verde increíble. Pero si desea subir de nivel, agregue algunos superalimentos y mezclas adicionales. Personalmente, me encanta agregar especias, como canela, jengibre y cúrcuma y superalimentos como polvo de acai, polvo de maca, polen de abeja y espirulina (aunque la espirulina puede ser un sabor adquirido).

Incluso puede agregar bayas de goji, dátiles y polvo de lúcuma para obtener un dulzor natural. Después de un entrenamiento, podría considerar la proteína en polvo … y el colágeno en polvo (ha leído mi publicación sobre colágeno en polvo, ¿no?) Es siempre uno de los favoritos para las articulaciones, la piel, el cabello y las uñas saludables.

Y dado que es posible que esté menos familiarizado con los potenciadores, revisemos sus beneficios:

Bayas de Goji: conocida como una fruta antienvejecimiento, está repleta de antioxidantes, vitaminas A y C, aminoácidos, fibra, potasio, hierro y zinc. Sus altos niveles de carotenoides los hacen buenos para la salud visual.

Fechas: rico en fibra dietética, potasio, hierro, calcio, manganeso y cobre. Y solo uno o dos ayudarán con el estreñimiento y endulzarán su batido.

Polvo de lúcuma: un edulcorante natural originario de América Central y del Sur, la lúcuma está repleta de antioxidantes, fibra, potasio, sodio, calcio, magnesio y fósforo. Su dulzura también sabe a una combinación de arce y caramelo (¡mmm!).

Polvo de Acai: ¡Las bayas de acai están cargadas con más antioxidantes que los arándanos! También son ricos en vitamina A, calcio y fitoquímicos que combaten enfermedades.

Polvo de maca: rico en aminoácidos, fitonutrientes, ácidos grasos y minerales como calcio, fósforo, magnesio y potasio. La maca también es un adaptógeno (similar al ginseng) y puede proporcionar apoyo hormonal y suprarrenal.

Polvo de té verde matcha: repleto de antioxidantes, fibra, clorofila, vitamina C, selenio, cromo, zinc y magnesio. Sus beneficios incluyen la lucha contra el cáncer, antienvejecimiento, desintoxicación y aumento de energía.

Polen de abeja: rico en proteínas, aminoácidos libres, vitaminas del complejo B y ácido fólico. Sus beneficios promocionados incluyen ayuda con la digestión, la función inmunológica, el sistema respiratorio, las afecciones de la piel y la energía. Pero si tiene alergia al polen, haga su tarea antes de consumir.

Espirulina: una microalga azul verdosa cargada de antioxidantes, vitamina A, hierro y propiedades antiinflamatorias. Contiene los ocho aminoácidos esenciales y es uno de los alimentos más ricos en nutrientes.

Proteína de suero: proporciona proteína a base de suero, aminoácidos esenciales y otros nutrientes, perfectos para la recuperación del ejercicio.

Proteína de origen vegetal: Si no consume lácteos, las proteínas vegetales pueden proporcionar los mismos beneficios que la proteína de suero.

Colágeno: una proteína necesaria para la renovación celular y la salud de los tendones, ligamentos, músculos y cartílagos. El colágeno también puede fortalecer los vasos sanguíneos, curar su intestino (¡de lo que sabe que soy todo!) Y estimular una piel, cabello y uñas saludables.

Semillas de cáñamo: lleno de proteínas de fácil digestión, grasas esenciales, antioxidantes, aminoácidos, fibra, hierro, zinc y vitamina E.

Semillas de chia: rico en antioxidantes, fibra, magnesio, zinc, hierro y calcio. También son una excelente fuente de ácidos grasos omega-3.

Polvo de cacao / Nibs de cacao: el cacao crudo no es lo mismo que el chocolate procesado. El cacao crudo es rico en antioxidantes, vitamina C, magnesio, fibra y grasas esenciales.

¡Ahora está listo para disfrutar del batido verde más saludable! Si tienes una licuadora de alta potencia, como mi Vitamix favorita, puedes volcar todos los ingredientes a la vez. Si tiene una licuadora estándar, agregue primero los líquidos y la fruta. Licue hasta que quede suave, luego agregue las verduras y las mezclas.

Y no olvide probar nuevas combinaciones de sabores y superalimentos que nunca antes había probado. Quién sabe, la espirulina podría convertirse en algo nuevo. ¡Disfrutar!


Prueba estos batidos y jugos verdes: la mejor receta de batido verde, jugo verde y batido verde para después del entrenamiento

Estos batidos no son verdes, pero están llenos de nutrientes y son antiinflamatorios: batido de remolacha dorada, zanahoria y cúrcuma, batido de piña y cúrcuma y batido de arándanos.

O para algo totalmente diferente, es posible que te encante: Panqueques de batido verde con arándanos macerados


¿Cómo haces tu batido verde más saludable? ¿Lo mezcla o tiene un sabor probado y verdadero? Comparte en los comentarios abajo!

Botón volver arriba