Recetas de Cocina - La Mejores RECETAS de Comida Fácil!

Receta – 7 cambios sencillos para disfrutar de una merienda más saludable

Estás a punto de aprender a preparar la receta – 7 cambios sencillos para disfrutar de una merienda más saludable

7 cambios sencillos para disfrutar de una merienda más saludable

Los refrigerios tienen el poder de hacer dos cosas: aumentar tu ingesta calórica a proporciones épicas o ayudarte a resistir las tentaciones que pueden llevarte a ganar peso. La clave para esto último es simple: combine inteligentemente la hora del refrigerio. Combine carbohidratos ricos en nutrientes que tengan un índice glucémico bajo a medio (lo que significa que no aumentan drásticamente el nivel de azúcar en la sangre ni aumentan el apetito) con proteínas de alta calidad o grasas saludables que tardan más en digerirse. Para todos ustedes, amigos de Nutrisystem, esto significa que deben combinar SmartCarbs con PowerFuels para superar la caída de los refrigerios por la tarde. La combinación te mantendrá lleno por más tiempo.

A continuación se muestran algunos ejemplos de intercambios inteligentes de refrigerios:

1. En lugar de comer tu galleta rellena favorita, descorazona y corta una manzana mediana en rodajas. Unte una rodaja con mantequilla de maní, almendras o anacardo, espolvoree unas cuantas pasas, una pizca de canela y luego cubra con otra rodaja de manzana. A diferencia de las galletas, las manzanas tienen un alto contenido de fibra. Las nueces y las mantequillas de nueces no solo se han asociado con la salud del corazón, aunque tienen un alto contenido de grasas y calorías, muchos estudios encuentran que los bocadillos de nueces pueden ayudar a perder o mantener el peso. Solo asegúrese de consultar con su Guía de compras para asegurarse de comer las porciones adecuadas.

2. Alimenta tu antojo de dulces con frutos secos y nueces. Con un cuchillo pequeño, corte en albaricoques secos o higos secos individuales (quédese con ¼ de taza) e inserte una almendra (no más de dos cucharadas) para obtener una delicia sabrosa y crujiente. Las frutas secas ofrecen una explosión concentrada de azúcar, mientras que las proteínas y grasas de las nueces ayudan a frenar el rápido aumento del azúcar en la sangre que podría hacer que tengas hambre de más. Las frutas también contienen antioxidantes y fibra.

3. En lugar de helado o pudin, mezcle una taza de rodajas de piña fresca con ½ taza de requesón con 1% de grasa, sin sal agregada o una taza de yogur descremado y espolvoree con canela molida. Es un refrigerio naturalmente dulce y cremoso que contiene calcio, junto con otros nutrientes. Además, esa pequeña pizca de canela puede ayudar a mantener el nivel de azúcar en sangre bajo control.

4. Reemplazar chips con zanahorias crujientes o palitos de apio y salsa grasosa con ¼ de taza de hummus lleno de fibra. Haga su propio hummus con edamame fresco o congelado, un alimento rico en proteínas y fibra, más conocido como soja. En su procesador de alimentos o licuadora, mezcle ½ taza de edamame con aproximadamente una cucharadita de tahini (pasta de sésamo), un chorrito de jugo de limón y uno o dos dientes de ajo hasta que quede suave y cremoso. Agrega una cucharadita de cilantro fresco picado o ½ cucharadita de comino molido para darle sabor. ¿No eres fanático del hummus? Sumerge tus verduras en salsa, un alimento gratuito en Nutrisystem.

5. Consigue tu dosis de pizza espolvoreando ¼ de taza de queso parmesano rallado sobre rodajas de tomate en una ronda de pita integral de seis pulgadas y hornee en el horno a 400 grados durante seis a ocho minutos, o hasta que la pita esté crujiente y el queso burbujee. La pita integral tiene cinco gramos de fibra para ayudarte a sentirte satisfecho.

6. Cambie los prohibidos en la barra de ensaladas (como ensaladas cargadas de mayonesa) con ensalada de proteínas vegetales. Mezcle una taza de sus verduras favoritas con una variedad de verduras crujientes como zanahorias, rábanos, pimientos, coliflor y pepinos. Agregue algo sorprendente, como coles de Bruselas ralladas o bok choy. Mézclalo con hierbas frescas picadas, como cilantro, cebollino, albahaca, tomillo o eneldo. Y para mantenerse fuerte, incluya una proteína, como ½ taza de edamame sin cáscara, nueces picadas (dos cucharadas), un huevo duro picado o tiras de queso bajo en grasa y sodio de una rebanada. Rocíe con un vinagre sabroso como balsámico o vino tinto, o dos cucharadas de su aderezo para ensaladas sin grasa favorito.

7. Evita los aperitivos grasos. combinando tres onzas de camarones cocidos con galletas integrales (no más de un cuarto de taza), cubiertas con una cucharada de salsa cóctel.

 

 

Anuncio cerrado

Tabla de contenidos

Categorías